Skip to main content

En Filosofía
laicismo

laicismo

En filosofía, el laicismo es una corriente de pensamiento que defiende la separación entre la religión y el Estado, así como la primacía de la razón y la autonomía individual en la esfera pública. El término «laicismo» proviene de la palabra «laico», que se refiere a aquellos individuos que no están afiliados a ninguna institución religiosa en particular.

El laicismo busca establecer un orden social y político basado en principios seculares y racionales, donde las decisiones y políticas públicas se fundamentan en la objetividad, la igualdad y la neutralidad religiosa. Defiende que la religión y las creencias personales deben ser asuntos privados y que el Estado debe ser neutral en materia religiosa, sin favorecer ni privilegiar a ninguna religión en particular.

El laicismo se basa en una concepción de la vida pública y de la ciudadanía que se centra en la libertad de conciencia, la igualdad de derechos y la separación de poderes. Busca proteger la diversidad religiosa y promover el diálogo interreligioso, al mismo tiempo que garantiza la igualdad de trato para todas las personas, independientemente de su afiliación religiosa o su falta de ella.

En el ámbito político, el laicismo se refleja en la defensa de la laicidad del Estado, es decir, en la separación de las instituciones estatales de cualquier influencia religiosa y en la protección de la libertad religiosa y de conciencia de los individuos. Esto implica que el Estado no puede imponer ni privilegiar ninguna religión, y que debe garantizar la igualdad de derechos y oportunidades para todos, independientemente de sus creencias o convicciones.

El laicismo también aboga por la educación laica, que busca proporcionar una formación basada en valores universales y racionales, sin adoctrinamiento religioso. Promueve el acceso igualitario a la educación y el fomento del pensamiento crítico y la autonomía intelectual.

En resumen, el laicismo es una corriente filosófica que defiende la separación entre la religión y el Estado, así como la primacía de la razón y la autonomía individual en la esfera pública. Busca establecer un orden social basado en principios seculares, proteger la diversidad religiosa y garantizar la igualdad de derechos y oportunidades para todos.



Más términos filosóficos con:

L